miércoles, 6 de julio de 2016

Celebración de los San Fermines en Tierra de Campos

Por Francisco Rubio (c)
Publicado en El Agora de Tierra de Campos, Copyright - 7 de julio de 2016, día de San Fermín.

¿¿¿¿San Fermines en Tierra de Campos?????

Aunque pueda sonar un tanto pintoresco, lo cierto es que la costumbre de encerrar toros al galope, al estilo de los celebrados actualmente en Pamplona el día de San Fermín, es algo que viene de muy atrás. Exactamente de antes de que hubiera esas plazas de toros redondas que hoy conocemos y los festejos, vinculados al mundo taurino, se hicieran en las céntricas plazas de villas y ciudades. 

El presente artículo NO ENTRA en el debate actual sobre toros si o toros no. Solamente quiere dar a conocer una parte interesante de nuestra historia. Un sencillo pero amplio recorrido por la evolución de los festejos taurinos de los últimos 500 años en Tierra de Campos, tomando como ejemplo lo acontecido en una de sus villas, la de Villanueva del Campo. 

Estamos seguros que en muchas otros lugares pudo ocurrir algo similar, por ello, si lo conoces, te invitamos a que lo compartas a través del Agora de Tierra de Campos. 

Villanueva del Campo es una localidad de actualmente cuenta con unos 1.000 habitantes, situada en la comarca natural de Tierra de Campos, área que se extiende por las provincias de Zamora, León, Valladolid y Palencia. Dicha localidad, mantiene diversos resquicios de otros tiempos vinculados a aspectos taurinos, que nos permiten reconocer la evolución acontecida en el ámbito de los espectáculos y festejos vinculados al toro.

Uno de los vestigios mas singulares es la denominación  de una de las calles de la villa, donde antaño se hicieran los encierros y cuyo nombre fue recuperado en el ultimo cambio de callejero a mediados de los años 90. La calle pasó de llamarse "Calle de los Mártires", a recuperar su nombre original con el que fue conocida casi toda la vida, "CALLE EL ENCIERRO". Esta calle, larga y relativamente estrecha, discurre en una perfecta linea recta y con una amplia cuesta intermedia, desde la carretera de Villalpando hasta la plaza mayor.

el agora de tierra de campos
Según nos contaban los mayores de Villanueva del Campo, en las eras del camino de Quintanilla, extramuros de la villa y cerca de donde se ubicaba el antiguo matadero, se disponían los toros procedentes de las dehesas, en unos corrales habilitados al efecto.

Posteriormente se llevaba a cabo el desenjaule por los mozos al estilo sanferminero, en dirección a la plaza mayor por la calle EL ENCIERRO, donde finalmente los toros eran introducidos en los corrales traseros del edificio del ayuntamiento.



Antigua puerta de toriles, situada en el edificio 
del Ayto de Villanueva del Campo 
Luego, ya en la fiesta, los toros salían por la pequeña puerta que está a la derecha de la entrada del cine-teatro, que hacia las veces de chiquero, para ser corridos en la flamante plaza mayor, de manera similar a como lo siguen haciendo en la plaza de Villalpando durante las fiestas de San Roque.

Y esto aconteció durante muchos años, hasta que en el año 1894, se construyo la actual plaza de toros a las afueras de la localidad. Plaza a la que se accede precisamente desde la plaza mayor de Villanueva por la Calle el Encierro.  












Plaza Mayor de Villanueva del Campo, sobre la década del 40.
donde antiguamente se celebraban festivales taurinos

Las fiestas y juegos de Toros y Cañas

Los festejos taurinos "modernos", es decir los acontecidos a partir de la sustitución del Régimen Feudal por el nuevo modelo del "Estado Moderno", se comenzaron a celebrar en las grandes plazas mayores como las de Valladolid o Madrid. Estas ciudades, capitales del nuevo estado, fueron pioneras en esto de contar con una gran plaza rectangular, perfectamente jerarquizada en zonas, alturas, espacios ... y donde se llevaban a cabo las famosas fiestas de "Toros y Cañas", tan populares a partir del siglo XVII. Eran, para entendernos lo que hoy en dia se desarrolla en los campos de futbol y venían a sustituir en muchos aspectos a las iglesias y catedrales como gran lugar de encuentro social en las festividades.  

En dichas fiestas, los miembros del estado noble iban a exibirse y rememorar tiempos pasados, en los que su estamento acudía a la batalla, lanza y espada en ristre, cual quijotes medievales. Montados a caballo, lanceaban toros y realizaban justas entre ellos lanzándose cañas a modo de lanzas, asistiendo el resto de vecinos en un espectáculo público y gratuito, vitoreando cada acción.

Fiestas de Toros y Cañas en la Plaza Mayor de Madrid
Pintura de Juan de la Corte (1623). Madrid, Museo Municipal

Este gran espectáculo de índole social y política se mantuvo hasta finales del siglo XVIII, cuando las fiestas de Cañas y Toros decaen. La nueva clase adinerada, la burguesía, encuentra dicho espectáculo fuera de su interés, decantándose por otro tipo de actos sociales mas acordes a los gustos europeos de la época.  Actos para ver y ser vistos, tales como el teatro, la opera, el paseo o los conciertos de música clásica desarrollados en los denominados teatros isabelinos, como el Teatro Real de Madrid (1835). Y como no, Villanueva del Campo también construyo su teatro en el siglo XIX, tal y como contamos en este articulo:
El Teatro de Villanueva del Campo


Interior del Teatro Real de Madrid

La nueva fiesta de los Toros

Ante el abandono generalizado de las "fiestas y juegos de Toros y Cañas", los estamentos populares se apropian paulatinamente de dicho espectáculo, comenzándose a desarrollar el llamado "toreo de a pie". Dicho toreo es protagonizado por aquellos que no tenían caballo y donde la suerte de banderillas venia a ser el homologo a lo que hacían desde el caballo los nobles, pero corriendo. La suerte de picadores o el rejoneo, serian una reminiscencia mucho mas directa de la antigua usanza del toreo de a caballo.

el agora de tierra de campos
Rejoneo a caballo en Villanueva del Campo, 
una reminiscencia de las antiguas fiestas de toros y cañas 

Plaza de Toros de Villanueva del Campo, construida en 1894. 
el agora de tierra de campos


Los otros dos grandes cambios que se produjeron fue en el lugar y en el espacio: 

Si inicialmente las nuevas plazas de toros se construyeron rectangulares, en consonancia con lo habido hasta el momento, pronto se desarrolló un nuevo formato: La plaza de toros circular, al modo y manera de los antiguos circos romanos. Este modelo se concibió mucho más adecuada para toreros y para el público asistente y donde fue suprimida la jerarquía estamental del antiguo régimen mostrada en las plazas rectangulares y abalconadas.

Por su parte, el lugar también cambió. Si antes los espectáculos con toros se hacían en los centros de villas y ciudades, ahora, mediante la promulgación de Leyes, los nuevos espacios para el toreo se mandan construir fuera de los recintos amurallados de los municipios, dándoles un nuevo estatus de espectáculo fuera del centro social y político imperante.

En el caso de Villanueva del Campo, ese cambio de lugar y forma se hizo allá por 1894, año en que se construyó la "Plaza de Toros", siguiendo las reglas y cánones del momento y cuyas peculiaridades arquitectónicas e historia contaremos en otra ocasión.






Las Vaquillas

Si de correr delante de un bóvido cabreado hablamos, las “vaquillas” fue el nuevo espectáculo que se puso de moda allá por la década de los 70-80 del siglo XX, en las fiestas patronales de cualquier pueblo que se preciara de nuestro entorno y que permitía satisfacer un espíritu torero que nunca acababa de cuajar y solo venia a demostrar que, la mayoría de las veces, una vaca brava corre más deprisa que un mozo con un nivel alto de alcohol en sangre. O lo que es lo mismo, cuatro patas parecen correr más que dos, cuando la distancia entre vaca y mozo es menor que la distancia entre mozo y burladero.

Visto desde el siglo XXI, lo mas rocambolesco de las vaquillas es que era posible celebrarlas en casi cualquier lugar. Solo hacia falta una era o un corralón en el que se colocaban una docena de carros o remolques haciendo un circulo, para montar la mas improvisada de las plazas de toros posibles. Curiosamente y que se sepa, nunca pasó nada grave, fuera de los típicos revolcones, en los que el susodicho mozo solo perdía un poco la verguenza y algo la dignidad.

Desde hace años esta modalidad de festejo esta practicamente en desuso.


Las Charlotadas

En los años 70 y 80, parejo a las corridas de toros y como colofón a las ferias taurinas, tenia lugar en casi todas las pequeñas y grandes plazas un espectáculo cómico-taurino-musical denominado Charlotadas, cuyo nombre derivaba de aquellas viejas películas cómicas, protagonizadas por aquel actor llamado Charlot, de ahí lo de charlot-ada.

Eran llevadas a cabo por semiprofesionales del toreo, que intentaban crear un espectáculo cuasi cirquense, empleando como compañeros de reparto a toros vivos (novillos), lo que siempre generaba un grado de incertidumbre en su desarrollo.

Por Villanueva el Campo pasaron en aquella década todas las grandes del momento como el Platanito, los Enanitos Rejoneadores, los Gallitos, el Bombero torero, ... hasta que desaparecieron del panorama patrio.




Los Encierros campestres 

En los últimos treinta años, un nuevo tipo de encierro veraniego y festivo se ha popularizado por muchos pueblos de la comarca de Tierra de Campos. Dicho encierro consiste en soltar en medio del campo (cuando este ya está segado), un par de novillos o toros de mediano peso e intentar conducirlos a algún lugar concreto… o esa es la teoría.

La gente acude al encierro en todo tipo de vehículos capaces de sortear caminos, cunetas, rastrojos, badenes o lo que se tercie, al más puro estilo del rally París-Dakar y como no, también a caballo, que en el fondo parece ser el vehículo más adecuado, porque sería el fundamento de un encierro campestre y los encargados, oficiosamente, de conducir los toros, cosa que no siempre hacen correctamente y algún toro ha terminado metido por las calles del pueblo o en medio de una carretera.



Los concursos de Recortes

Los "Concursos de Recortes", llevados a cabo por jóvenes en actividad semiprofesional, es otra de las últimas formas de llevar a cabo el ancestral rito de la lucha del hombre con el toro, símbolo este ultimo en muchas culturas, de la fuerza de la naturaleza a la que el hombre reta y busca vencer.

En este nuevo espectáculo, la lucha entre los contrincantes es incruenta y la elegancia de los movimientos, la agilidad, el ingenio... ofrecen un arte que aúna emoción y belleza, sin que los animales sufran por ello.


el agora de tierra de campos


Los Rodeos

De esto también hemos visto por Villanueva del Campo. Espectáculos con caballos y reses al mas puro estilo americano o mexicano. Incluyendo la monta de jacos indomables o la monta de toros. Todo un show.

En el siguiente video se muestran alguna de los momentos mas peculiares de uno de estos rodeos celebrado en la plaza de toros de Villanueva.  https://www.youtube.com/watch?v=vBb6mTBFyQg


El Grand Prix

Y ya, la ultima novedad, es organizar espectáculos al estilo del Grand Prix televisivo. Una mezcla de las viejas vaquillas, las charlotadas y el ambiente festivo, donde se intenta aunar concursos y desafíos entre las Peñas de jóvenes, a la par que divierten a un publico entregado que anima a raudales.

En algunos casos estos espectaculos se desarrollan bajo la atenta mirada de los "esforzados portugueses" que dominan como nadie esto de danzar y enfrentarse a un toro con la única ayuda de sus cuerpos.


Y vamos terminando ...
Como colofón a este articulo, solo nos resta preguntarles a los pamplonicas donde está el gusto de jugarse la vida corriendo delante de una manada de toros, para que ellos sigan con una tradición que, aquí, hace tiempo sustituimos.



Aunque es interesante conocer y mantener las tradiciones, es mucho más inteligente saber hacerlas evolucionar y adaptarlas a los tiempos, para que la esencia, que es lo importante, se mantenga y siga viva.



No hay comentarios:

Publicar un comentario